San Martín de Tours, Obispo, 11 de noviembre

Celebraciones
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

San Martín de Tours, elegido obispo de Tours, donde revolucionó la diócesis durante sus 27 años de vida episcopal con su amor hacia los pobres y necesitados. 

 

San Martín de Tours, Obispo

11 de noviembre

Hoy, 11 de noviembre, celebramos a San Martín de Tours, Obispo, nacido en Sabaria, Panonia (Hungría) hacia el año 316. Luego se fue con sus padres a vivir a Italia y, como por herencia al ser hijo de un veterano del ejército, ya a los 15 años Martín vestía el uniforme militar.

Es muy conocida de él aquella anécdota cuando, cabalgando envuelto en su amplio manto de guardia imperial, siendo aún muy joven,  encontró a un pobre que tiritaba de frío. Como Martín no tenía nada qué darle, sacó su espada y partió su manto en dos para darle la mitad al pobre. Por la noche, en sueños, vio a Jesús envuelto en la mitad de su manto, sonriéndole agradecido. 

Sulpicio Severo, discípulo y biógrafo del santo, cuenta que tan pronto Martín tuvo esta visión se hizo bautizar. Luego se presentó a su general que estaba repartiendo regalos a los militares y le dijo: "Hasta ahora te he servido como soldado. Déjame de ahora en adelante servir a Jesucristo propagando su santa religión". El general quiso darle varios premios pero él le dijo: "Estos regalos repártelos entre los que van a seguir luchando en tu ejército. Yo me voy a luchar en el ejército de Jesucristo, y mis premios serán espirituales".

Fue bautizado a los 18 años y en el año 371 el pueblo lo eligió como Obispo de Tours, cargo al que se resistió aceptar por considerarse indigno, pero fue obligado a aceptar.

Durante sus 27 años como obispo de Tours, revolucionó la diócesis con su amor hacia los pobres y necesitados. Sus predicaciones, su vida de oración y los milagros, hicieron que los paganos de Tours se convirtieran al cristianismo, comenzando por sus padres y sus hermanos.

Recorrió todo el territorio de su diócesis dejando en cada pueblo un sacerdote. Él fue fundador de las parroquias rurales en Francia.

Dios le reveló el día exacto de su muerte y  el medio manto de San Martín  fue guardado en una urna y se le construyó un pequeño santuario para guardar esa reliquia. Como en latín para decir "medio manto" se dice "capilla", la gente decía: "Vamos a orar donde está la capilla". Y de ahí viene el nombre de capilla, que se da a los pequeños salones que se hacen para orar.

Se le considera el primer santo no mártir con fiesta litúrgica y es patrono de la Guardia Suiza Pontificia, Francia y Buenos Aires (Argentina).

De la vida de San Martín podemos aprender a renunciar a las cosas efímeras para obtener las eternas. Nada de lo que hacemos por un pobre queda sin recompensa. Cada vez que hacemos algo por un necesitado, Jesús, sin duda que también se pone feliz con quien hace esa buena obra. Y nadie puede decir que no tiene nada qué compartir, porque una "media capa" es suficiente para quitar el frío a un necesitado, y en él a Jesús.

San Martín de Tours, ruega por nosotros y por todos los pobres del mundo.

 

Te recomendamos leer también:

0
Shares
0
Shares