San León Magno, 10 de noviembre

Celebraciones
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

San León Magno, el Papa más grade en su siglo, el primer Papa en recibir el epíteto de "magno", llegó a ser Papa en el año 440.

San León Magno, 

10 de noviembre

Hoy, 10 de noviembre, la Iglesia celebra a uno de los Papas más grandes de la historia en sus primeros siglos, San León Magno, Doctor de la Iglesia.

Nacido en Toscana, Italia, hablaba muy bien el Latín, Llegó a ser Secretario del Papa San Celestino, y de Sixto III. Estando como embajador en Francia, le llegó la noticia de que había sido nombrado Sumo Pontífice en el año 440. Defendió a Roma de los invasores que querían destruirla y luchó contra las herejías.

De las grandes predicaciones, exquisitas y prudentes en las que mantenía la doctrina ortodoxa, se conservan 96 sermones. También se conservan 173 cartas suyas. León fue el primer Papa que recibió de la posteridad el epíteto de “magno”, grande, no sólo por las cualidades literarias y la firmeza con la que mantuvo en vida al decadente imperio de Occidente, sino por la solidez doctrinal que demuestra en sus cartas. 

En el año 452  logró detener una invasión del guerrero Atila, quien capitaneaba a los feroces Hunos, de los cuales se decía que donde sus caballos pisaban no volvía a nacer la yerba. El Papa San León salió a su encuentro y logró que no entrara en Roma y que volviera a su tierra, de Hungría.

Durante los 21 años que duró su pontificado, tuvo que liberar batallas contra invasores externos y luchar, con su sabiduría, contra los herejes que pretendían confundir a la feligresía católica. Por ser un papa tan inteligente y por la gran veneración que sentían los romanos por él,  los obispos de todos los países comenzaron a considerar al Papa como el Obispo más importante del mundo.

Murió un día como hoy en el año 461.

De San León Magno podemos aprender a defender con heroísmo a nuestra Iglesia, que está siendo atacada por agentes externos e internos. Las fuerzas infernales pretenden destruir la obra de Dios. Ha sido así y lo seguirá siendo; pero, mientras existan hombres y mujeres valientes como San León Magno, con la fuerza del Espíritu Santo y la presencia de Cristo mismo, quien la prometió hasta los últimos tiempos, esta Iglesia avanza, nunca retrocede.

San León Magno, ruega por nosotros.

Te recomendamos leer también:

0
Shares
0
Shares