¿Por qué celebramos el Día de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos?

Celebraciones
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

¿Por qué celebramos el Día de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos?  El 1 de noviembre nos alegramos por quienes nos han precedido en el camino de la fe y el 1 de noviembre oramos por todas las almas del purgatorio que necesitan de nuestras oraciones...

¿Por qué celebramos el Día de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos?

Hay dos fiestas muy sentidas por toda la feligresía católica y muchos no católicos: La Solemnidad de todos los Santos, celebrada el 1 de noviembre, y la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos, celebrada el 2 de noviembre de cada año; con las que manifestamos dos contenidos esenciales de la fe cristiana, la primera porque “Creemos en la comunión de los santos” y la segunda porque “Creemos en la resurrección de la carne y en la vida eterna”.

1. Solemnidad de Todos los Santos: 1 de noviembre.

Con la Solemnidad de Todos los Santos, cada 1 de noviembre recordamos y evocamos a todos aquellos hermanos nuestros que nos han precedido en el camino de la fe y que ya gozan de la bienaventuranza; ya están gozando en el cielo. Aquí se incluyen tanto a  los santos conocidos como a los no conocidos, por eso es de TODOS los santos. Hay algunas fechas especiales de cada año en las que recordamos y celebramos a aquellos santos que la Iglesia ha reconocido como tales, por ejemplo a San Pedro Apóstol, San Agustín, San Francisco y, entre los últimos, a San Oscar Arnulfo Romero. Pero el 1 de noviembre recordamos a todos, y eso incluye a nuestros amigos y familiares que ya gozan de la visión beatífica de Dios.

Recordemos que la Iglesia se divide en:

a) Iglesia Militante: los que peregrinamos aún por esta tierra.

b) Iglesia Triunfante: la que ya goza  en el cielo, y es a la que recordamos el 1 de noviembre

c) Iglesia Purgante: aquellos hermanos nuestros que, por el bautismo, forman parte de nuestra Iglesia; pero que pasan por un período de purificación en el purgatorio. A ellos los recordamos el 2 de noviembre y oramos de una manera especial por su paso al cielo, a disfrutar, junto con la Iglesia Triunfante, de la visión de Dios.

El Catecismo de la Iglesia Católica (954) lo explica así: 

Los tres estados de la Iglesia. «Hasta que el Señor venga en su esplendor con todos sus ángeles y, destruida la muerte, tenga sometido todo, sus discípulos, unos peregrinan en la tierra; otros, ya difuntos, se purifican; mientras otros están glorificados, contemplando "claramente a Dios mismo, uno y trino, tal cual es"» (LG 49):

«Todos, sin embargo, aunque en grado y modo diversos, participamos en el mismo amor a Dios y al prójimo y cantamos el mismo himno de alabanza a nuestro Dios. En efecto, todos los que son de Cristo, que tienen su Espíritu, forman una misma Iglesia y están unidos entre sí en Él» (LG 49).

Y en el numeral 956 el mismo catecismo nos recuerda que:

La intercesión de los santos. "Por el hecho de que los del cielo están más íntimamente unidos con Cristo, consolidan más firmemente a toda la Iglesia en la santidad [...] No dejan de interceder por nosotros ante el Padre. Presentan por medio del único mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, los méritos que adquirieron en la tierra [...] Su solicitud fraterna ayuda, pues, mucho a nuestra debilidad"

De tal modo que, en la Solemnidad de Todos los Santos, nosotros podemos pedir de todos ellos su intercesión a nuestro favor, además de recordar, al contemplar sus vidas y su modelo a seguir, el llamado universal a la santidad. Todos los que aún peregrinamos en la tierra, estamos llamados a vivir en santidad como ellos, para llegar un día también a disfrutar de la presencia de Dios y vivir eternamente en el cielo.

La Solemnidad de Todos los Santos tuvo sus orígenes por el siglo IV debido a la gran cantidad de mártires en la Iglesia. Más adelante el 13 de mayo del 610 el Papa Bonifacio IV dedica el Panteón romano al culto cristiano, colocando de titulares a la Bienaventurada Madre de Dios y a todos los mártires. Es así que se les empieza a festejar en esta fecha.

Posteriormente el Papa Gregorio IV, en el siglo VII, trasladó la fiesta al 1 de noviembre, muy probablemente para contrarrestar la celebración pagana del “Samhain” o año nuevo celta (en la actualidad Halloween) que se celebra la noche del 31 de octubre.

2. Conmemoración de los Fieles Difuntos: 2 de noviembre. 

Aunque la costumbre de orar por los difuntos y celebrar misa por ellos es tan antigua como la Iglesia, la fiesta litúrgica por los difuntos se remonta al 2 de noviembre de 998 cuando fue instituida por San Odilón, monje benedictino y quinto abad de Cluny en el sur de Francia.

En el siglo XIV, Roma adoptó esta práctica. La fiesta fue gradualmente expandiéndose por toda la Iglesia, de tal modo que hoy, todo el pueblo católico dedicamos el 2 de noviembre para recordar a nuestros familiares y amigos difuntos para orar por ellos, por si, estando en el purgatorio, necesitan de nuestras oraciones para poder pasar a gozar de la patria celestial y disfrutar de la bienaventuranza, la visión beatífica de Dios.

En el día 2 de noviembre, nuestros cementerios y, sobre todo, nuestro recuerdo y nuestro corazón, se llenan de la memoria, de la oración y ofrenda por nuestros familiares y amigos difuntos

La conmemoración litúrgica de los fieles difuntos es complementaria de la solemnidad de Todos los Santos. Nuestro destino, una vez atravesados con y por la gracia de Dios los caminos de la santidad, es el cielo, la vida para siempre. Y su inexcusable puerta es la desaparición física y terrena, la muerte.

En la conmemoración de todos los fieles difuntos, debemos orar por ellos, ya que algunos pueden estar aún en el purgatorio necesitando de nuestras oraciones, sacrificios y ofrendas. Otros pueden estar ya en el cielo y se convierten en nuestros intercesores. También debemos recordarles y ser agradecidos con ellos, ya que mucho de lo que somos se debe a ellos, a su esfuerzo, trabajo y ejemplo de vida que nos dieron.

Hay costumbres muy diversas en nuestros pueblos y los fieles católicos debemos estar vigilantes de nuestra fe, de tal modo que no caigamos en prácticas que no tienen nada que ver con nuestras tradiciones católicas. Los sacerdotes y líderes religiosos debemos saber catequizar a toda la feligresía católica para honrar digna y correctamente a nuestros difuntos.


AYÚDANOS: Comparte en tus redes sociales y comenta...

Te recomendamos leer también:

0
Shares
0
Shares