Moniciones Vigilia Pascual Ciclo C (21 de abril de 2019)

No está aquí: Ha resucitado!

Ciclo C
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Moniciones Vigilia Pascual Domingo 21 de abril de 2019

Moniciones para la Vigilia Pascual
Domingo 21 de abril de 2019

También te puede interesar:


MONICIONES PARA LAS LECTURAS 



OPCIÓN 1: Monición única para todas las lecturas

La maravillosa historia de la salvación nos será relatada hoy en todas las lecturas que la liturgia nos propone. Desde la creación del hombre, pasando por su liberación y anuncio de la salvación por medio de los profetas, hasta llegar al cumplimiento de las promesas en Cristo Jesús, que venció la muerte, y con su resurrección nos dio una nueva vida. Pongamos mucha atención a todo este recorrido que nos traen las lecturas y abramos nuestro corazón para que esa Palabra transforme nuestras vidas y nos permita resucitar también a nosotros con Cristo

Opción 2: Moniciones para cada lectura

Primera lectura (Génesis 1, 1—2, 2)

La liturgia de la Palabra de esta noche santa, inicia con un relato que pertenece a la tradición sacerdotal del antiguo pueblo de Israel, y que narra de manera pintoresca los orígenes del universo. La obra creadora del Señor se caracteriza ante todo por ser buena, y alcanza su culmen con el hombre y la mujer, creados a imagen y semejanza de Dios.

Salmo Responsorial: Salmo 103

El salmo 103 nos ayuda a manifestar nuestra admiración por la obra creadora de Dios. Por eso aclamamos a con las palabras del salmo diciendo:

Segunda lectura (Génesis  22, 1-18)

Escucharemos a continuación un relato que nos muestra la confianza absoluta puesta en Dios por parte de Abraham. El sacrificio de Isaac es figura de la pasión de Cristo. Aunque Abraham evitó el sacrificio de Isaac, Dios sí entregó hasta las últimas consecuencias a su Hijo en solidaridad con la salvación del mundo.

Salmo Responsorial: Salmo 15

Como Abraham, Jesucristo confió plenamente en las promesas de Dios Padre. Incluso en el momento más difícil, hizo del Señor su refugio. El salmo 15 5 se aplica fácilmente a Cristo en su sepultura y en su resurrección, dando a su sacrificio un tono de esperanza confiada. Manifestemos nuestra confianza en el Señor con las palabras del salmo diciendo:

Tercera Lectura (Éxodo 14, 15—15, 1)

El Libro de Éxodo nos narra la salida de Egipto y el paso del Mar Rojo, camino de la libertad. Este es el acontecimiento fundamental en la historia del pueblo israelita y el mejor símbolo para todos los procesos de liberación de un pueblo.

(Después de la lectura no se dice Palabra de Dios sino hasta el final del Interleccional del Éxodo 15; tampoco se hace monición al inteleccional. Si se hace cantado, el salmista finaliza diciendo "Palabra de Dios")

Interleccional: Éxodo 15, 1-2. 3-4. 5-6. 17-18

No se hace monición para este interleccional, dado que se lee o canta a continuación, sin interrupción, de la lectura anterior.

Cuarta lectura (Isaías 54, 5-14)

El mensaje de los profetas es fundamental para comprender la historia de la salvación. Terminadas las tres lecturas "históricas", el primer pasaje de Isaías nos habla de la fidelidad con que Dios nos quiere. A pesar del pecado humano, continúa firme el amor de Dios, con símbolos muy expresivos la hace saber el profeta en esta noche santa.

Salmo Responsorial: Salmo 29

Ante el infinito amor de Dios, la respuesta del hombre se traduce en alabanza. Por eso unimos nuestras voces al salmista y respondemos:



Quinta Lectura (Isaías 55, 1-11)

El segundo pasaje de Isaías nos hace ver cómo Dios nos promete una alianza renovada, que nos llevará a la vida.  Después del castigo merecido a causa de la infidelidad, promete a su pueblo el advenimiento de una era de abundancia y de paz. 

Interleccional: Isaías 12

El siguiente salmo, que aquí es un cántico del mismo Isaías, nos centra en Dios, nuestro salvador, también con la imagen del agua viva. Respondemos todos:

Sexta Lectura (Baruc 3, 9-15. 32—4,4)

El siguiente relato plasma el sentimiento del pueblo judío en el destierro y el desempeño de la misión del profeta, que llama al pueblo a la conversión y hace una invitación constante a buscar en la sabiduría la respuesta al sufrimiento y a la desesperanza.

Salmo Responsorial: Salmo 18

El que sigue los mandatos del Señor, encuentra su deleite en el cumplimiento de la voluntad de Dios. Por eso respondemos con el salmo 18:

Séptima Lectura (Ezequiel 36, 16-28)

La última lectura del AT es del profeta Ezequiel, testigo, en el siglo VI antes de Cristo, del destierro del pueblo a Babilonia. De parte de Dios él anuncia el perdón a su pueblo, y le promete un agua pura y un corazón nuevo, una nueva creación y un nuevo espíritu.

Salmo Responsorial: Salmo 41

Solo el Espíritu Santo que Dios nos ofrece, puede calmar la sed que de Dios tiene nuestro ser. Por eso, hacemos nuestras las palabras del salmista para aclamar al Señor. Respondemos:

Epístola (Romanos 6, 3-11)

Ahora pasamos a las lecturas del NT, después del canto festivo del Gloria.

En el Nuevo Testamento encontramos el cumplimiento de las promesas de la Antigua Alianza. San Pablo nos presenta en la siguiente lectura lo novedoso y peculiar del cristianismo: la firme convicción en la resurrección de Jesucristo, de la cual somos partícipes.

Salmo Responsorial: Salmo 117

En esta noche santa, agradecemos a Dios porque es bueno y su misericordia es infinita, respondiendo con el salmista:

Evangelio (Lucas 24, 1-12)

Después de escuchar dos veces la Pasión, el domingo de Ramos y el Viernes Santo, se completa ahora el segundo acto de la Pascua con esta Buena Noticia de la Resurrección. Lucas subraya que sucedió "el primer día de la semana". El núcleo de la fe cristiana se encuentra en la manifestación del Dios hombre que vence la muerte. Abramos nuestro corazón al sorprendente anuncio de la Resurrección de Jesús.

 



ORACIÓN UNIVERSAL

1. Para que la Iglesia sepa comunicar a todos los hombres la luz renovadora del Evangelio, roguemos al Señor.

2. Por el Papa, obispos, sacerdotes, diáconos y demás ministros de la Iglesia, para que el Señor resucitado les sostenga en su entrega ministerial, roguemos al Señor.

3. Por nuestra nación. Pidamos la solidaridad y la paz, el progreso en una mayor justicia, roguemos al Señor.

4. Por toda la humanidad que, rescatada en Cristo de la muerte, todavía sufre en la espera de su plena liberación, roguemos al Señor,

5. Por los que esta noche han recibido el bautismo, para que experimenten siempre la fuerza de la vida nueva, roguemos al Señor.

6. Por quienes en esta Eucaristía hemos renovado nuestro bautismo, pidamos el Espíritu que da vida nueva a todos los discípulos de Jesús y la abundancia de la gracia siempre renovada, roguemos al Señor.

Ofrendas

Presentemos ahora al Señor el Pan y el Vino, que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de Cristo Resucitado para nuestra salvación.

Comunión 

Cristo Resucitado se hace accesible a cada uno de nosotros y se nos ofrece en su Cuerpo y en su Sangre. Vayamos a comulgar cantando.

Final

Vayamos ahora a ser testigos ante el mundo de la Resurreción de Cristo y a dar esperanza a quienes piensan que todo termina con la muerte.

 


 AYÚDANOS: Comparte en tus redes sociales, danos un LIKE y/o déjanos tus comentarios.



Te recomendamos leer también:

0
Shares
0
Shares