Alegre la Mañana (con acordes y vídeo)

Entrada
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Alegre la Mañana, original de Juan Antonio Espinoza, un canto de entrada para la Misa, con acordes y video...

 

 Alegre la Mañana, uno de los cantos más hermosos para ser utilizados en las Misas matutinas. Original de Juan Antonio Espinoza, este es un poema con el que se puede comenzar la Santa Eucaristía al amanecer de un nuevo día, dando la gloria a Dios por esa luz que nos hace dejar la noche y comenzar un nuevo día de trabajo, en el que se hace manifiesta la sociedad entre Dios y el hombre para seguirle dando curso a las cosas, creando, produciendo y velando por todo aquello que Dios ha puesto a disposición del hombre.

Aunque hay varias versiones que circulan en cancioneros y en la red, les ofrecemos aquí el audio, vídeo y letra original, que es nuestro mayor esfuerzo en este servicio que les estamos prestando: acercarnos lo máximo posible al canto original.

Agradecemos a quienes comentan, comparten y aportan a nuestras publicaciones.




 

ALEGRE LA MAÑANA

  F             Dm                     Bb          F
Alegre la mañana que nos habla de ti,
C       Bb            F
alegre     la mañana

 

      F                        Dm            Bb                 F
En nombre del Dios Padre, del Hijo y del Esritu,
  Dm               Gm                C                  F     Dm
salimos de la noche y estrenamos la aurora,    
       F               Bb  Gm        C                  F
saludamos el gozo     de la luz que nos llega
   Dm Gm      C           F
resucitada y resucitadora.

Tu mano acerca el fuego a la sombría tierra
y el rostro de las cosas se alegra en tu presencia.
Silabeas el alba igual que una palabra.
Tú pronuncias el mar corno sentencia.

Regresa desde el sueño el hombre a su memoria,
acude a su trabajo, madruga a sus dolores;
le confías la tierra y a la tarde la encuentras
rica de pan y amarga de sudores.

Y tú te regocijas oh Dios y Tú prolongas
en sus pequeñas manos, tus manos poderosas
y estáis de cuerpo entero los dos así creando
los dos así velando por las cosas

Bendita la mañana que trae la gran noticia
de tu presencia joven en gloria y poderío;
la serena certeza con que el día proclama
que el sepulcro de Cristo está vacío.

 

Si este canto te ha gustado, no dudes en compartirlo en tus redes sociales y dejarnos tus comentarios...



Te recomendamos leer también: 

 

0
Shares
0
Shares